the Art of being legal


Divorcio complicado

 

Todos hemos tenido alguna vez algún cliente que nos ha preguntado si hay salida para su divorcio. O incluso, si se puede divorciar realmente con la situación que se tiene. Y es que estas cuestiones se suelen enmarcar en situaciones vitales -familiares, económicas, laborales- que ya de por sí son complejas y nos sitúan ante lo que acaba siendo un divorcio complicado.

No sólo puede ser que el conflicto familiar esté latente y sea eso lo que provoque disrupción, sino también que la situación económica o laboral de las partes hagan especialmente dificultoso el proceso de ruptura por lo complejo que resulte diseñar el escenario post ruptura.

Sin embargo, en pleno siglo XXI, era de la conciencia, el enfoque ha de ser siempre desde una altura de miras, que permita situar a las partes en otro plano, con conciencia y realismo, para lograr alcanzar el objetivo marcado, que no es otro que seguir adelante con sus vidas de forma separada y digna.

EL ABOGADO EN UN DIVORCIO COMPLICADO:

El abogado especialista en divorcios tendrá que estudiar en cada caso, con una metodología de análisis completo y construcción de alternativas, desde la experiencia y la imaginación, nuevos escenarios en los que situar a las partes de manera que, en cualquier caso, puedan seguir con sus vidas adelante, preservando mínimamente la relación, sobretodo cuando hay hijos y con posibilidad de lograr, a más corto o largo plazo, una vida autónoma, de forma que el divorcio sea la constatación real de su nueva forma ideal de vida, pues cuando uno se quiere divorciar aspira a tener otra vida, distinta de la vivida hasta ahora, que desde su planteamiento presente no deja de ser todavía un ideal.

CONSEJOS DE NUESTRA ESPECIALISTA EN DIVORCIOS COMPLICADOS.

Al final, un divorcio complicado puede perfectamente acabar de una manera más fácil si se ha empleado una buena metodología y se ha realizado un trabajo intensivo con las partes, pues ésta es nuestra experiencia: que siempre, después de un buen asesoramiento y un buen trabajo de análisis completo y estudio, como hacemos en iusfamilia,, los frutos no tardan en llegar y lo que empezó siendo un divorcio complicado acaba con una reestructuración de la vida de las partes más sencilla y segura para su plena satisfacción. Y no hay mayor logro que obtener la satisfacción del cliente y sobretodo la gratificación que en sí representa recibir los frutos de todo trabajo hecho a conciencia.

Por tanto, todas las personas que estén en un proceso de divorcio, ya sea más complejo o más llano, pueden aspirar a resolver su situación si se saben asesorar (encuentra aquí nuestros mejores consejos), y se disponen a trabajar en la búsqueda de soluciones basadas en sus necesidades reales y no tanto en sus posicionamientos iniciales fruto de sus primeras reacciones a las emociones que afloran en todo proceso de divorcio, en el que se viven siempre dos fases: la del divorcio emocional y la del divorcio judicial.

Nueva llamada a la acción

María Serra Muñoz

15/11/2019

 

Fecha de publicación: 15 noviembre 2019

Última actualización: 6 febrero 2021