the Art of being legal


¿Cuándo constituir una sociedad de responsabilidad limitada para tu negocio? Ventajas y desventajas

 

Abigail Sked-circuloRedactado por Abigail Sked

Paralegal

Saber más

 

 

Si estás leyendo este artículo, probablemente tienes una gran idea para un negocio. Sabes qué servicio o producto quieres ofrecer, sabes a quién quieres ofrecérselo y estás deseando empezar. Sin embargo, para poder empezar, tienes que tomar una decisión importante. ¿Vas a avanzar como sociedad de responsabilidad limitada (SL) o tiene más sentido que trabajes como autónomo?

 

Esta decisión es muy personal y dependerá no sólo de las características específicas de tu modelo de negocio, sino también de las prioridades que tengas para tu negocio y de cómo lo ves desarrollándose en el futuro.

En este artículo veremos algunas consideraciones a tener en cuenta a la hora de decidir entre la vía de la sociedad de responsabilidad limitada o la del autónomo.

 

¿ME Quiero establecer como persona jurídica o como persona física?

Esta pregunta resume la diferencia clave entre las sociedades de responsabilidad limitada y los autónomos. Mientras que una SL constituye una "persona jurídica", lo que significa que puede separar sus patrimonios, riesgos y responsabilidades de los de los socios de la sociedad, un autónomo es una "persona física", lo que significa que sus patrimonios están vinculados a la empresa, junto con los riesgos y las responsabilidades del trabajo que realiza.

A continuación, detallaremos las consecuencias de esta distinción.

 

¿Qué riesgos corre mi empresa?

Dado que un autónomo es una persona física, su responsabilidad es ilimitada. Una SL, como su nombre indica, limita su responsabilidad al patrimonio de la empresa.

Por lo tanto, deberás tener en cuenta el patrimonio que tú y tu empresa poseéis o pensáis poseer, el nivel de riesgo al que se enfrentará tu empresa en el día a día y con qué opción te sientes más cómodo.  

 

¿Cómo será la constitución de mi negocio?

El proceso para hacerse autónomo es relativamente sencillo y barato. Puede darse de alta de un día para otro.

Sin embargo, el proceso para crear una SL implica más pasos y puede tardar entre 5 y 30 días. Tendrás que establecer los socios y la estructura administrativa de la empresa, y deberás tener en cuenta los costes de constitución.

Consulta el siguiente enlace para obtener información sobre los pasos necesarios para constituir una sociedad limitada y la ayuda que podemos brindarte para ello:

ASESORÍA PARA CONSTITUCIÓN DE SOCIEDADES

 

 

¿Estoy dispuesto a dedicar tiempo/dinero a la contabilidad?

La contabilidad de los autónomos suele ser más sencilla que la de las sociedades limitadas, sobre todo a medida que la empresa crece. No obstante, en cualquiera de los casos, siempre te recomendamos que contrates a un profesional para que te ayude con la contabilidad. ¿Por qué? Porque probablemente la contabilidad no sea tu especialidad. Pagar para que otro se encargue de esta parte esencial de tu negocio puede permitirte dedicar más tiempo (¡y concentración!) a las tareas que te apasionan, en las que eres experto y que te motivaron a montar el negocio desde el principio.

En Conesa Legal, nuestros abogados y especialistas en finanzas pueden ayudarte a gestionar tu empresa desde su concepción inicial hasta su gestión y contabilidad diarias. Consulta el siguiente enlace para obtener más información sobre nuestros servicios financieros:

ASESORÍA FISCAL Y CONTABLE

 

¿Qué impuestos tendré que pagar como sl y como autónomo?

Tanto los autónomos como las sociedades limitadas pagarán IVA salvo que estén exentos y también tributarán por su patrimonio.

Además, los autónomos pagan IRPF. Se trata de un impuesto progresivo, por lo que acabará pagando entre un 19% y un 48% en función de sus ingresos. Mientras que las sociedades de responsabilidad limitada pagan entre un 15% y un 25% en concepto de Impuesto de Sociedades.

Además, si se registra como sociedad limitada, tendrá más posibilidades de desgravar los gastos de la empresa.

 

¿Podría necesitar un préstamo (ahora o en el futuro)?

En principio, a una SL le resultará mucho más fácil acceder a financiación externa, ya que está más establecida desde el punto de vista financiero y se encuentra en mejor posición para demostrar claramente la situación financiera actual de la empresa. Por ejemplo, una SL debe crear una cuenta bancaria a nombre de la empresa, mientras que un autónomo no está obligado a crear una cuenta bancaria dedicada a sus actividades profesionales.

 

¿Espero expandir el negocio?

Una SL tiene muchas más posibilidades de expansión que un autónomo. La constitución de una SL hace más fácil/posible ampliar capital, contratar empleados y acudir a licitaciones públicas y privadas.

 

Entonces, ¿cuál será la mejor opción para mí?

Como puedes ver, la respuesta a si ser autónomo o crear una sociedad de responsabilidad limitada será la mejor solución para ti depende mucho de la importancia que le atribuyas a cada uno de los factores mencionados.  

Dados los reducidos costes iniciales y la mayor sencillez administrativa, puede tener sentido que los empresarios empiecen como autónomos y luego constituyan una sociedad limitada a medida que crece su negocio, y eso es totalmente posible.

Sin embargo, si te preocupa la responsabilidad civil o si sueñas con expandir el negocio, lo mejor es que constituyas una sociedad limitada cuanto antes.

 

¿No estás seguro de cómo alinear tus prioridades con las mejores decisiones financieras y comerciales para tu negocio?

Deja que te ayudemos. Concierta una cita con nosotros y te ayudaremos a decidir si constituirte como autónomo o como sociedad limitada y te apoyaremos para hacer realidad el negocio de tus sueños.

CONTACTAR

 

 

Fecha de publicación: 4 septiembre 2023

Última actualización: 17 octubre 2023